Cimientos de la Catedral

Descripción

La construcción de la Catedral inicio en el año de 1570 y fue edificada sobre otro recinto religioso para de esa forma poder aprovechar los materiales. En su interior se encuentran vestigios prehispánicos  y la catacumba donde reposan los arzobispos de México.

ciminetos-catedralRelato

Algunos mencionan que hay diversas formas de poder ver y entrar al inframundo desde el mundo de los vivos, que existe un camino que permitiría que viéramos lo que se esconde en el más allá y al mismo tiempo es un camino que las almas podrían recorrer para regresar con los vivos. También se menciona que dicho camino estaría lleno de horrores que dejarían a muchos desquiciados y seguramente el destino de quien lo recorra sería la locura.

Todas estas historias las escuche durante mucho tiempo. Mi tío las contaba cada vez que lo visitábamos y cuando le preguntaba dónde se encontraba esa entrada, él siempre afirmó que se encontraba bajo la Catedral de la Ciudad de México.

Las dudas siempre surgían cada que contaba su historia dudas. ¿Quién cuida el camino? ¿Cualquiera podría entrar? Dudas que él respondía contando su historia de la Catedral. En una de ellas, él decía que cuando los españoles llegaron se percataron que había una construcción Mexica que conectaba al inframundo y que para cuidarla construyeron sobre ella la Catedral, de esa forma todos estarían seguros de las bestias que podrían salir de ese camino, rumoradas como horribles y destructivas.

Mi tío menciona que la fuerza de tantas almas no sólo podría ser contenida por la construcción de la iglesia, y que por ello en el interior de ese recinto de Dios los arzobispos son enterrados, ya que ellos se levantan para hacer la guardia del camino enterrado en los cimientos de la Catedral. Estas almas protectoras son acompañadas por el alma de una pequeña de raíces indígenas que por su pureza y conocimiento le permite mantener alejados a los espíritus malos que intentan pasar al mundo de los vivos.

Todo parecía un historia de ficción creada en la imaginación de mi tío, pero mucho tiempo después, ya en mi adolescencia tuve la oportunidad de visitar las catacumbas de la catedral, en dicho recorrido pude percatarme de un sacerdote paseando por las catacumbas de la mano de una niña que al verme, simplemente, desaparecieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>