El Fantasma de la Monja

Descripción

Cuenta la historia de una mujer enamorada que fue encerrada en un convento para olvidar a su amado, pero esta se colgó por la depresión.Se cuenta que en ocasiones se puede ver a la monja colgada.

fantasma-monjaRelato

La parapsicología, siempre tachada por los escépticos de “pseudociencia”, dicta que algunos edificios pueden guardar en sus estructuras diversas energías que se pueden manifestar como sonidos, apariciones y visiones del más allá. Esto sucede con más frecuencia en lugares donde sucedieron eventos traumáticos que obligaron a sus protagonistas a liberar una increíble cantidad de energía psíquica misma que puede resonar y permanecer en estos inmuebles, incluso, después de siglos. 

Uno de esos edificios que aún albergan mucho dolor es el Ex-convento de Jesús María, y es que mientras se recorre el lugar o se camina por las cercanías, durante la noche, aún se puede escuchar un profundo lamento acompañado de que lo parecen ser oraciones dichas por una angustiada mujer.   

El ruido, a pesar ser espeluznante, es poca cosa comparada con la terrible aparición que unos cuantos desafortunados aseguran ver visto: el espectro de una enfurecida monja vestida a la usanza de la época colonial.

Se dice que en 1580 la Corona Española convocó al Arzobispo de México para ofrecerle un jugoso donativo y apoyo incondicional para el convento, sin embargo, la generosidad venía  acompañada de un alto precio. Algunos historiadores aseguran que Felipe II, tuvo una hija ilegítima, a quién, para evitar el escándalo, se debía encerar hasta el día de su muerte en el convento como parte del trato. Por si fuera poca la fortuna de esta inocente niña, se dice que, además, padecía una enfermedad mental, lo que hacía más vergonzosa su existencia al rey, más necesaria la secrecía absoluta.

Muchos creían que la enfermedad de la niña no era más que una maldición, ya que todo el tiempo de su miserable existencia aseguraba que era visitada por las almas de los muertos quienes le pedían que rezara por ellos. Estas apariciones eran interminables y usualmente de aspecto espeluznante y llegó el punto en dicen que, inevitablemente, perdió la razón. Quienes llegaron a saber de su existencia dejaron testimonio de que en sus últimos días la pobre monja se había convertido en un ser antisocial y agresivo y que evitaba con toda violencia que nadie le hablara o se le acercara.

Dicen que siglos después, el alma de esta monja aún recorre los pasillos. Algunos cuentan que aún no sabe que murió y que cuando se encuentra con algún vivo, ella cree que es un espíritu al cual tiene que atacar para alejarlo de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>