La calle de la mujer herrada

La calle de la mujer herrada

Descripción

En 1670 un clérigo vivía con una mala mujer, un amigo suyo, herrero le aconsejo dejarla. 

Una noche dos personas llegaron en la noche pidiendo al herrero que si podía herrar una mula para el clérigo, a la mañana siguiente el clérigo encontró a su mujer herrada y muerta.

Relato

¿Cuál es el precio del pecado? ¿A qué estaría dispuesta una persona para poder obtener el amor? Son preguntas difíciles de responder y es que durante mucho tiempo, esas cuestiones recorrieron la mente de un pobre sacerdote que fue tentado por los deseos de la carne.

Los días pasaron y ante la belleza de una mujer, el padre terminó cediendo a las tentaciones y al pecado. Poco a poco, la lujuria terminó transformándose en amor y fue que decidió vivir con la joven. Dicho acontecimiento no pasó desapercibido y fue entonces que un amigo suyo, de profesión herrero, decidió hablar con él para que recapacitara.

Durante la plática, el sacerdote se negó a dejar a su amante o el ministerio y fue de esa manera que su amigo se retiró, dejándole una advertencia que dictaba: “el pecado tarde o temprano sería castigado”, una amenaza a la que el padre no prestó atención.

Pasaron algunos años, y una mañana, el sacerdote despertó y gritó hasta que todo el aliento dejó su cuerpo. Al lado de él se encontró a su amante muerta con herraduras clavadas en sus manos y piernas. Hasta el último día de su vida aquel sacerdote se preguntaría quién lo había castigado   Dios o aquel herrero.

Baja nuestra App para Iphone para tener acceso a funciones exclusivas como ubicaciones GPS, Cómic, y muchas más. 

DESCARGAR