La rata gigante

La rata gigante

Descripción

Algunos creen que es una especie de hombre que se exilió en los túneles del metro, otros mencionan que es una rata que se alimentó de niños y creció de forma descomunal, los que la han visto mencionan que solo se puede observar entre los trayectos de una estación a otra.

Relato

Don Ramiro era policía. Durante toda su vida le había tocado cuidar una estación del Metro. Trabajaba tranquilamente y evitaba meterse en problemas  persiguiendo a los infractores, pues según él, la paga no justificaba ni el esfuerzo ni el riesgo.

Su vida transcurría tranquilamente; su meta era jubilarse cuanto antes, para disfrutar de los ahorros que había conseguido sobornando a vendedores ambulantes, vagoneros y pedigüeños.

Una tarde como todas, de repente escuchó los gritos desesperados de una mujer. Se acercó y vio que se trata de una madre a quien le habían arrebatado a su hija de la mano y que ésta era arrastrada hacia los túneles del Metro.

Ramiro no tenía alma de héroe, pero al ver la desesperación de la madre, surgió en él, el valor que no  había mostrado nunca en su vida. Desenfundó su arma y sin pensarlo, se adentró en los túneles del Metro.

Durante el recorrido por los oscuros túneles, observó que entre cada estación había un pequeño pasillo. Supuso que los raptores huyeron por ahí, así que se decidió a perseguirlos.  Durante la persecución percibió un olor  a putrefacto y su temor creció cuando escuchó que el piso crujía a medida que él avanzaba. Al bajar la vista, observó que el piso estaba tapizado de huesos humanos. “¿Qué tipo de monstruo haría eso?” se preguntaba; ahora temía no solo por el destino de la niña sino también por su vida.

Su miedo era indescriptible. Sin embargo, decidió rescatar a la niña a como diera lugar y siguió avanzando. Al fondo del túnel, Ramiro vio al raptor; se trataba de una enorme rata que mordisqueaba afanosamente a la niña. Sus ojos no daban crédito, era tan grande como un hombre adulto. Instintivamente apuntó su arma y disparó. De los seis tiros que salieron de ella, por lo menos tres fueron certeros; el horrible animal salió huyendo hacia  lo profundo de los túneles y se perdió de vista.

 La niña casi muerta, fue entregada a su madre y finalmente se recuperó, sin embargo quedó ciega pues la rata devoró sus ojos. El valiente oficial Ramiro se retiró con honores. Sin embargo, cuando se mueve por la ciudad, evita a toda costa viajar en Metro.

Baja nuestra App para Iphone para tener acceso a funciones exclusivas como ubicaciones GPS, Cómic, y muchas más. 

DESCARGAR